• pase1

Adios! a esta edición 2017 de la semana de la moda de Paris

Chanel puso el broche final a la Semana de la Moda de París con una puesta en escena digna de una película del espacio: una gigantesca lanzadera futurista ocupó el centro de la pasarela bajo la cúpula de cristal del Grand Palais.

paris fashion

Toda una colección con toque entre futurista y deportivo, en la línea de materiales metalizados, cargados de brillantes, purpurina e hilos plateados incluso en las propuestas en "tweed" o sobre estampados más clásicos como el tartán y la pata de gallo.

El blanco fue el rey absoluto de la pasarela en largas gabardinas de estilo militar, chaquetas y abrigos estilo "babydoll". También destacaron los "looks" urbanos con camisetas cortas y pantalones anchos junto a accesorios y ultra collares de cadenas muy cargados.

Un espectáculo en toda regla que culminó con el despegue del cohete y en el que no faltaron las top del momento: Kendall Jenner o Gigi Hadid, ni la presencia en primera fila de la actual musa de la casa, Lily-Rose Depp y nuestra querida Cara Delevingne.


Chanel made Paris Fashion Week closure with a staging film worthy of a space movie: a gigantic futuristic shuttle occupied the center of the catwalk under the glass dome of the Grand Palais.

A collection with a touch of futuristic and sporty, in the line of metallic materials, loaded with bright, glittery and silver threads even in proposals in "tweed" or on more classic prints such as tartan and crow's leg.

White was the absolute king of the catwalk in long military style raincoats, jackets and babydoll-style coats. Also emphasized the urban "looks" with short T-shirts and wide pants next to accessories and ultra collars of very loaded chains.

A full-fledged show that culminated with the launch of the rocket  didn't miss the top of the moment: Kendall Jenner or Gigi Hadid, or the front line presence of the current muse of the house, Lily-Rose Depp and our dear Cara Delevingne.